Que se convierten perfectamente en un

fr flag
zh flag
en flag
it flag
pl flag
es flag
CLIQUER SUR LA LANGUE DESIREE

“Vivamos plenamente en Pentecostés del Espíritu de Amor, de comunión, que se nos ha dado para permitir que Cristo venga y more en nosotros.

Lecturas: Séptimo Domingo de Pascua

“Que todos sean uno”

Jesús, en su oración que hoy nos ofrece, habla a su Padre, pero también a nosotros. Al “darnos la gloria que el Padre le ha dado”, Jesús quiere compartir con nosotros su maravilloso destino como Hijo amado del Padre y su deseo fundamental: “Sea todos uno, Padre, como somos uno, yo en ellos como tú en mí”. Jesús nos exhorta a ser uno en Dios, Dios es tres personas que son uno. La unidad que debe unir a los cristianos, de la que Jesús habla, debe ser de la misma naturaleza que la que uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

Cuando buscamos la unidad, en la sociedad, en la parroquia, en la familia o en la pareja, venimos a vivir del amor de Dios. Para ser uno de nosotros, es decir, para recibir lo que hará nuestra unidad, Dios debe estar en nosotros. Por lo tanto, primero debemos dejar a Dios Fri (r) en las profundidades de cada uno de nosotros, tal como el Padre mora en el corazón de su Hijo. En estos días antes de Pentecostés, tomemos más conciencia de la necesidad que tenemos de vivir más plenamente del Espíritu de Amor, de comunión, que se nos ha dado para permitir que Cristo venga y more en nosotros.

La unidad de los discípulos está en el corazón de la fidelidad cristiana. Es por este signo que podemos ser reconocidos. Ante las palabras, son nuestras acciones las que construyen una comunidad cristiana fraterna, las que dicen las buenas nuevas del Evangelio. Y para decir esta unidad tenemos una palabra privilegiada: es la palabra “comunión”, en misa, cuando nos acercamos al altar en el gesto de comunión, venimos de todas partes, estamos unidos con tantos otros que hacen el mismo gesto alrededor del mundo, y juntos tomamos el mismo pan en la misma mesa, con el mismo confianza en el mismo Salvador. De esa manera, atraemos a la humanidad por venir. En la misma mesa, venimos a cultivar la reconciliación, la cordialidad, la armonía, el compartir, la fraternidad universal.

Cada domingo, la misa es un reaprendizaje, un ejercicio renovado del vínculo filial que nos une a todos con el mismo Padre. Que recibamos esta gracia que se nos ha dado.

Padre Francis Corbière

Evangelio y Homilía

Órgano: En el gran órgano, Guy Didier

Corales de Caesar Franck

- Entrada: 1ª Coral

- Meditación: 2º Coro, 2º Movimiento

- Comunión: 3er Coral, Movimiento 3 “Adagio”

- Lanzamiento: 3er Coral, 1er movimiento

En wikipedia:

César Franck

Las otras homilías del Padre Francis Corbière

Lea también: EL FIP de la semana

Descarga (PDF, 142 KB)

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *